Las Tecnologías de la Información y la Comunicación, también conocidas simplemente como TIC, ofrecen una gran cantidad de beneficios para niños con problemas de aprendizaje. El uso de la tecnología para mejorar el aprendizaje, es un enfoque eficaz en muchos niños a los que les cuesta aprender. Incluso, niños con discapacidad de aprendizaje con frecuencia experimentan un mayor éxito cuando se les permite utilizar sus fortalezas para trabajar en torno a sus debilidades.

¿Cómo puede ayudar la tecnología a niños con dificultades de aprendizaje?

Las TIC pueden ayudar a hacer frente a muchos tipos de dificultades de aprendizaje. Por ejemplo, a través de un software especial, un niño que tiene dificultades para escribir un ensayo en su escuela, puede hacerlo dictando y convirtiendo su voz en texto. Por otra parte, un niño con dislexia puede beneficiarse de la tecnología asistida para leer en voz alta un manual de entrenamiento online. Otras formas en las que las TIC pueden ayudar a los niños con problemas de aprendizaje incluyen:

Escuchando

Existen muchas herramientas de tecnología asistida que pueden ayudar a los niños que tienen problemas para procesar y recordar el lenguaje hablado. Estos dispositivos pueden ser utilizados en diferentes entornos como conferencias en clase o el uso de varios altavoces.

Matemáticas

Las TIC también pueden ayudar a los niños que experimentan problemas para entender o asimilar las matemáticas. Hay muchas herramientas de tecnología asistida, que están diseñadas para ayudar a los niños con la organización y la escritura de los problemas de matemáticas en un papel. Con la ayuda del soporte visual y auditivo, los niños pueden asimilar y calcular mejor los problemas de matemáticas básicos.

Organización y memoria

Estos son dos aspectos muy importantes en el aprendizaje de los niños, que igualmente se pueden desarrollar de mejor manera mediante el uso de tecnologías de información y comunicación. Actualmente existen gran cantidad de herramientas que pueden ayudar a los niños a planificar, organizar y realizar un seguimiento de su calendario, su agenda de actividades, lista de deberes, información de contacto y anotaciones diversas. Mediante el uso de estas herramientas tecnológicas ellos pueden gestionar, almacenar y recuperar la información utilizando un software especial y dispositivos móviles.

Lectura

Asimismo se cuenta con una gama amplia de herramientas de tecnología de asistencia, las cuales ayudan a los niños que tienen dificultades para leer. Si bien es cierto que cada tipo de herramienta funciona de forma diferente, todas ellas ayudan a presentar el texto hablado. Gracias a esto, facilitan la decodificación, la fluidez en la lectura y la comprensión.

Escritura

Del mismo modo, se pueden utilizar herramientas y recursos tecnológicos para ayudar a los estudiantes que tienen dificultades con la escritura. Muchas de estas herramientas ayudan a los niños a evitar la tarea física real de la escritura, mientras que otras facilitan la ortografía, la puntuación, la gramática, el uso de las palabras y la organización.

¿Qué herramientas tecnológicas facilitan el aprendizaje?

Cuando se habla de tecnología de asistencia, se hace referencia usualmente al hardware y al software, así como a los dispositivos electrónicos. Muchas de estas herramientas ya están disponibles en Internet y se pueden usar de forma online o instalarlas en los equipos. Por ejemplo, hay programas que se utilizan con el procesamiento de texto, que permiten a los niños crear, almacenar y reutilizar las abreviaturas para palabras o frases de uso frecuente. Esto permite ahorrar las pulsaciones en el teclado, al mismo tiempo que garantiza una correcta ortografía de las frases y palabras que se han codificado como abreviaturas.

Véase: Weeras Platform, la plataforma educativa diseñada para mejorar la experiencia y la eficiencia pedagógica.

También se puede acceder a libros de audio y publicaciones que permiten escuchar el texto, hojas de trabajo electrónicas, software de base de datos, gestores de información, software de reconocimiento óptico de caracteres, procesadores de texto portátiles, software de reconocimiento de voz, calculadoras parlantes, diccionarios y correctores ortográficos electrónicos, incluso teclados alternativos.

No hay comentarios

Dejar respuesta